Hay quienes definen a los notarios como ministros de fe pública, integrantes del Poder Judicial, profesionales del derecho, y encargados de extender instrumentos públicos y privados, dando forma legal a la voluntad de las partes, autorizarlos y guardarlos en los casos que la ley lo señale, de dar copias de ellos a las partes o a los interesados, según correspondiere, evacuar las consultas que les formularen los usuarios y de practicar las demás diligencias que la ley les encomiende.

Ningún notario puede ejercer sus funciones fuera de su respectivo territorio, que corresponde a la comuna o agrupación de comunas que constituya el territorio del juez de letras para el cual fue designado.

En las notarías se pueden efectuar, entre otros, los siguientes trámites:

a) Declaraciones juradas de estado civil.
b) Compraventas de bienes inmuebles y muebles.
c) Constituir garantías hipotecarios para caucionar obligaciones principales.
d) compraventa de vehículos motorizadas y constitución de garantía prendaria para caucionar el pago del precio.
e) Contratos de promesa de compraventa.
f) Contrato de mandato general y especial.

Los notarios deben extender los documentos requeridos por las partes, de acuerdo a la voluntad que éstas le hayan manifestado por escrito o verbalmente.