Se define a los conservadores como ministros de fe encargados de los registros conservatorios de bienes raíces, de comercio, de minas, de accionistas de sociedades propiamente mineras, de asociaciones de canalistas, y demás que les encomienden las leyes.

Habrá un conservador en cada comuna o agrupación de comunas que constituya el territorio jurisdiccional de Juzgado de letras. En la comuna de Santiago habrá un registro conservatorio para el servicio del territorio jurisdiccional de la Corte de Apelaciones de Santiago, el que constituirá un solo oficio.

La documentación que se solicita a los conservadores, con mayor frecuencia, es la
siguiente:

a) La copia de la inscripción de dominio, con vigencia y anotaciones marginales.

b) Certificados de Gravámenes, Prohibiciones y Litigio pendientes, todos de 30 años.

c) Certificado del monto de capital declarado por una sociedad.

d)Certificado de vigencia de una sociedad.

e) Certificado de fecha.

Para alzar un gravamen y/o una prohibición se puede hacer por medio de una escritura pública, firmada ante notario, en la cual comparezcan las partes constituyentes.

Objetivo de la inscripción del título en el Conservador de Bienes Raíces: Por medio de ella se adquiere el dominio de la propiedad. Para tales efectos, se debe acompañar lo siguiente:

a) Copia autorizada por el Notario de la escritura de compraventa.

b) Acreditar que el pago del impuesto territorial – contribuciones de bienes raíces -, se encuentra al día.

c) Presentar el formulario 2890, del S.I.I., llenado por el notario. Cuando compra un bien raíz, se debe pedir, por lo menos,:

a) Copia de la inscripción de dominio, con vigencia, y anotaciones marginales, para saber a nombre de quien figura el inmueble.

b)Certificado de gravámenes, prohibiciones y litigio pendiente de 30 años, a objeto de saber que el inmueble está libre de todo embargo, juicio, hipoteca, prohibiciones, medidas precautorias, y limitaciones al dominio que le puedan afectar.