Según cifras oficiales a diciembre de 2017, el total de créditos de consumo otorgados por los bancos asciende a $ 18.758 millones de pesos, que han servido para financiar compras, educación, mejora de hogares, repactaciones de deudas, etc.

 

Notarios y conservadores, bajo su responsabilidad y como ministros de fe, son los que autorizan los documentos que se exigen para otorgar un crédito.