El gobierno convocó a 17 expertos para discutir la duración de la jornada laboral, lo cual marca la apertura de un espacio positivo. Este es que, cuando se quiere legislar sobre materias sensibles para la ciudadanía, es bueno escuchar opiniones informadas.

El gremio de notarios y conservadores también ha propuesto un camino de diálogo a las autoridades, entre otras cosas, para crear al menos 15 nuevas notarías en la Región Metropolitana.

El gobierno no puede congelar la apertura de notarías, porque las necesidades de población persisten, independientemente de lo que se espere de la tramitación legislativa

La petición se realizó sobre la base de indicadores como la población residente y flotante de cada comuna, y sus actividades financieras y comerciales. El gremio detectó la urgencia de abrir oficios en Cerro Navia, Estación Central, Huechuraba, Independencia, La Florida, Pudahuel, Quilicura, Recoleta, Maipú, Quinta Normal, La Reina, Las Condes, Vitacura, Lo Barnechea y Providencia.

El gobierno no sólo ha desoído esta solicitud, sino que en marzo pasado postergó en 30 meses la creación de notarías en aquellos lugares donde más se requieren. En cambio, ha concentrado su atención en la aprobación del proyecto de Ley que modifica el Sistema Notarial. Entre otras razones, porque éste propone un sistema de nombramientos que, lamentablemente, no corrige los defectos del sistema actual ni garantiza que lleguen a los cargos los mejores, sin intervención de los círculos de poder.

La decisión del Ejecutivo resulta perjudicial para la población, ya que mientras se debate la normativa en el Congreso, se puede efectuar un procedimiento para elegir a notarias/os sobre la base de su mérito y trayectoria profesional. Esto, en virtud del auto acordado de la Corte Suprema de 2015, que instruye la realización de concursos para confeccionar ternas con los mejores candidatos.

Un motivo que explica esta decisión es crear, artificialmente, la necesidad de introducir la figura del Fedatario Privado para realizar trámites que hoy efectúan los notarios. Lamentablemente, estos están lejos de cumplir dicho propósito. No sólo porque no tienen obligación de disponer de una oficina abierta al público, sino, además, porque presentan potenciales conflictos de interés, pues, a diferencia de los notarios, podrán seguir ejerciendo libremente como abogados.

Es importante mejorar la cobertura del servicio. Pero la vía para hacerlo es crear nuevas plazas con Ministros de Fe autónomos, un activo reconocido por la propia Fiscalía Nacional Económica: “Es gracias a la autenticidad que estos otorgan a los documentos suscritos ante ellos que se evita la generación de numerosos litigios, cumpliendo así una labor complementaria al juez y dotando de seguridad jurídica a distintos actos y contratos”, dice su minuta de 2017.

Más allá de la legítima discusión que se da en el Congreso, el Ejecutivo no puede congelar la apertura de notarías, porque las necesidades de la población siguen existiendo, independiente de las expectativas del Gobierno sobre el resultado de la tramitación legislativa.

 

Ver detalle aquí