Protocolo:

Consiste en autorizar la firma de quien realiza trámites de hechos propios, usando medios tecnológicos que permitan identificar su identidad y que está actuando en forma libre y voluntaria. A continuación, se enumeran los pasos que se deben realizar para cumplir con este procedimiento.

1.- El usuario se contacta con el medio que tenga a su disposición, mediante correo electrónico o mensajería instantánea, para efectuar la consulta por el trámite que requiere realizar.

2.- La notaría le informa qué antecedentes se necesitan para realizar el trámite específico, incluyendo una fotografía de su cédula de identidad.

3.- El interesado envía por el mismo medio electrónico los antecedentes requeridos por la notaría para efectuar el trámite en concreto.

4- Con todos los antecedes se prepara el documento en la notaría y un funcionario de esta concurre al domicilio del usuario a tomar la firma, adoptando las medidas sanitarias de resguardo que se requieren.

5.- El funcionario se conecta por videoconferencia con el notario. En la videoconferencia, el notario se cerciora de la identidad y voluntad del usuario, quien está en pantalla, debe exhibir su cédula de identidad, firmar el documento y estampar su huella digital.

6- El funcionario regresa con el documento firmado a la notaria.

7- El notario autoriza el documento y le envía al interesado una copia con Firma Electrónica Avanzada, a través de la vía electrónica que disponga el usuario, (correo electrónico u otra forma de mensajería).

8- Los derechos notariales se pueden pagar mediante transferencia bancaria o en efectivo con el mismo funcionario.